Una vez alguien que sabía de negocios me dijo: Una empresa inteligente es aquella que diversifica sus productos. Al principio no entendía muy bien, pensé que era lo contrario, que lo mejor era enfocarse en una sola cosa. Sin embargo, poco a poco fui aprendiendo la veracidad de aquella frase.

Un ejemplo clásico de ello es el Grupo Planeta, que comenzó en 1949 como una editorial y hoy día opera en seis áreas de negocios: medios de comunicación, editorial, coleccionables, audiovisuales, educación y ventas. Este es un ejemplo claro de cómo una empresa ha crecido y fortalecido gracias a la diversificación de sus productos.

Grupo Planeta ha sabido adaptarse al mundo digital, al mundo en el que vivimos hoy día, y gracias a ello ha sobrevivido y se ha desarrollado. Por lo general, las empresas que se han negado al desarrollo como, por ejemplo, un periódico que no quiera hacer su edición digital, trazan su propio camino a la quiebra. Hoy día aquellos que no sepan adaptarse al mundo digital o no quieren hacerlo quedan rezagados. Grupo Planeta es un ejemplo de lo que se puede hacer cuando se sigue el ritmo del desarrollo.